barro biliar

Barro biliar: ¿Qué es y cómo se trata?

La vesícula tiene como objetivo mejorar la digestión de las grasas, eliminando bilis al intestino delgado. Sin embargo, en algunas ocasiones esto puede fallar debido a problemas de la vesícula, como por ejemplo, el barro biliar.

Hoy os contamos qué es exactamente el barro biliar, cuáles son sus causas y síntomas, y cómo se diagnostica, trata y previene.

¿Qué es el barro biliar y cuál es su causa?

El barro biliar, también denominado lodo biliar o arena en la vesícula, se produce cuando la vesícula sufre incapacidad para lograr la bilis de su interior de forma normal hacia el intestino delgado. Debido a esto,  el colesterol y las sales que la componen se pueden acumular en ella y espesar la bilis e irritar la vesícula.

Aunque el barro biliar puede no comportar problemas serios, sí puede dificultar la digestión al no poderse liberar la bilis, así como aumentar el riesgo de formación de cálculos biliares, al almacenarse y solidificarse el colesterol y las sales.

¿Cuáles son sus factores de riesgo?

Las personas que pueden presentar mayor riesgo de padecer barro biliar son las mujeres, las personas con diabetes, con tendencia a los cambios de peso (tanto pérdida como ganancia), los trasplantados, las mujeres que han tenido múltiples partos o partos múltiples y las que toman anticonceptivos orales.

Se debe tener en cuenta que en el barro biliar, como en otras afecciones de la vesícula, la alimentación es un factor importante, que puede condicionar por ejemplo los niveles de colesterol.

¿Cuáles son los síntomas del barro biliar?

El barro biliar puede ser asintomático, sin embargo, en ocasiones puede producir síntomatología como:

  • Dolor en el hipocondrio derecho (donde se ubica la vesícula, en la parte delantera y superior del abdomen).
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Heces con apariencia de barro.
  • Pérdida de apetito.
  • Distensión abdominal (hinchazón).
  • Flatulencias.

Diagnóstico y tratamiento del barro biliar

El barro biliar puede o no ser sintomático. En los casos de que exista sintomatología, como problemas digestivos, el profesional médico valorará el historial clínico del paciente, los síntomas que refiere, y llevará a cabo una exploración física.

La exploración física podrá complementarse con pruebas de diagnóstico por imagen como las ecografías, las resonancias magnéticas o las tomografías computarizadas.

En lo referente al tratamiento, si no hay síntomas, la situación puede resolverse llevando a cabo un tratamiento conservador basado en una vigilancia activa y la prescripción de una dieta baja en grasas, colesterol y sal, para evitar su acumulación en la vesícula.

En casos en que el barro biliar haya dado paso a la creación de piedras vesiculares, o en casos en que la sintomatología sea grave e incapacitante, se procederá a llevar a cabo una cirugía preventiva para evitar el bloqueo de las vías biliares. Estas vías conectan la vesícula y el duodeno y por ellas pasa la bilis.

Hay que tener en cuenta que si la situación empeora de forma grave se podría llegar a valorar la extirpación total de la vesícula, por cirugía abierta o laparoscopia.

En este sentido, es muy importante contar con la ayuda de un profesional médico especializado en los problemas de la vesícula, y con experiencia en este tipo de intervenciones.

¿Es posible prevenirlo?

Como hemos referido anteriormente, la alimentación en esta y otras afecciones de la vesícula es muy importante.

Para reducir el riesgo de padecer lodo biliar, es fundamental seguir una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras y granos integrales, y evitar las carnes rojas y embutidos, los alimentos procesados, los azúcares y el alcohol.

También será recomendable llevar a cabo ejercicio físico moderado y regular.

Ahora ya conocéis qué es el barro biliar y cómo se trata y previene. Si queréis saber más acerca de la vesícula biliar o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *