Café: ¿Es malo para la vesícula?

Con leche, solo, largo, corto… El café es una bebida con muchísimos adeptos gracias a su versatilidad y sus grandes propiedades. Sin embargo, su consumo, sobre todo cuando es excesivo o muy frecuente, se relaciona con varios problemas de salud. Entre otras, una creencia extendida es que el café es malo para la vesícula, pero, ¿cómo influye en ella? Hoy os contamos si el café es malo para la vesícula o no, por qué, y cómo podemos cuidarla.

Algunos efectos del café

El café, debido a la cafeína, tiene múltiples efectos sobre nuestro organismo, muchos de ellos, negativos, tales como:

  • Estimular el sistema nervioso central (que en casos de consumo excesivo puede generar inquietud, ansiedad, temblores y/o insomnio).
  • Actuar como un diurético, pudiendo causar deshidratación.
  • Aumentar la liberación de ácido en el estómago, generando malestar estomacal o acidez.
  • Interferir en la absorción de calcio.
  • Aumentar la presión arterial y aumentar el ritmo cardíaco.
  • Generar dolores de cabeza y/o mareos.

¿El café es malo para la vesícula?

Debido a que el café aumenta la liberación de ácido estomacal, se ha considerado erróneamente que se trata de una sustancia negativa en este sentido.

El café es digestivo porque estimula la secreción gástrica y activa la producción de bilis, haciendo que la vesícula biliar se contraiga. Es por esto que junto o tras las comidas, el café mejora la digestión, ya que las enzimas y ácidos liberados digieren mejor las grasas y proteínas.

En este sentido, es evidente que al estimular la contracción de la vesícula biliar y la expulsión de la bilis, el café actúa como una sustancia que cuida de ésta.

Esta evidencia se apoya en una investigación llevada a cabo por el departamento de bioquímica clínica del Rigshospitalet del Hospital Universitario de Copenhague, en Dinamarca, y que se publicó en el Journal of Internal Medicine.

Tras monitorizar a cerca de 105000 daneses en ocho años, los investigadores concluyeron que aquellos que bebían más de seis tazas de café al día presentaban un 23% menos de riesgo de padecer cálculos biliares frente a los que no.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores solicitaron a grupos de control que tomaran café gradualmente, hasta llegar a un 41% de cafeína al día, frente a otros que o no lo hicieron o en muy baja cantidad.

Los cálculos biliares son depósitos de bilis que se convierten en piedras en la vesícula biliar y pueden generar cólicos. Por eso, cuando el café produce la contracción de la vesícula para que se expulse la bilis, actúa evitando su acumulación y formación de piedras.

¿Cómo se tratan los problemas de vesícula y cómo podemos cuidarla?

Debido a su importante papel en la digestión, una manera fundamental de cuidar la vesícula es mediante el cuidado de nuestra alimentación.

Para evitar que se generen problemas como los cálculos biliares, es vital que se restringan alimentos muy grasos, irritantes (como los picantes), o alcohol, entre otros.

Asimismo, es fundamental beber suficiente agua, realizar ejercicio físico moderado y regular, y acudir a un médico ante cualquier duda o problema. El especialista en medicina general y digestiva será el encargado de valorar la situación y ofrecer la mejor solución, como en algunos casos, la colecistectomía.

Ahora ya conocéis más acerca de si el café es malo para la vesícula. Si queréis saber más acerca de la vesícula biliar o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta
Últimas entradas de Dr. Cesar Ginesta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.