cálculos en la vesícula durante el embarazo

Cálculos en la vesícula durante el embarazo: ¿Por qué se producen y qué hacer?

Durante el embarazo se producen cambios en el cuerpo de la mujer que pueden causar molestias o derivar en problemas de salud. Un ejemplo es la aparición de cálculos en la vesícula durante el embarazo.

Hoy les explicamos por qué pueden aparecer cálculos vesiculares durante el embarazo, sus síntomas, cómo proceder en estos casos y cómo poder prevenirlos.

¿Qué es un cálculo biliar?

Los cálculos biliares son depósitos endurecidos que se forman a causa de la cristalización de la bilis, compuesta por sustancias como el colesterol, la bilirrubina o las sales biliares. Los cálculos pueden ser únicos o múltiples y de pequeño o gran tamaño.

Cuando un cálculo biliar produce un bloqueo en la vesícula o sus conductos, produce un cólico biliar.

¿Por qué se pueden producir cálculos en la vesícula durante el embarazo?

La vesícula envía la bilis al intestino delgado, para mejorar la digestión, mediante contracciones.

Durante el embarazo, se produce un aumento de la progesterona, la principal hormona femenina. La progesterona, como su nombre sugiere, favorece el embarazo, la implantación del embrión y que el embarazo siga su curso correctamente.

Sin embargo, la progesterona, entre otras cosas, produce una disminución en las contracciones de la vesícula, lo que se traduce como un aumento de la acumulación de bilis, lo que conlleva a que también se incremente la concentración de colesterol y con él, la aparición de cálculos.

¿Qué incidencia de cálculos biliares en el embarazo existe?

La incidencia de cálculos en la vesícula durante el embarazo (o colelitiasis) es de uno por cada 1600 a 10.000 embarazos.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas en embarazadas son similares a los síntomas generales, produciéndose:

  • Dolor en la boca del estómago o parte superior del abdomen, con posible dolor irradiado hacia la espalda y el hombro.
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Fiebre.
  • Taquicardia.

En algunos casos también puede aparecer ictericia (coloración amarillenta de la piel, la esclerótica del ojo y de las mucosas, producido por el pigmento amarillo bilirrubina).

¿Cómo se puede proceder en estos casos?

Para diagnosticar la colelitiasis, el profesional médico valorará la sintomatología referida y el historial clínico, y también realizará un examen físico de la paciente, pudiendo complementarlo con exámenes de laboratorio o pruebas de imagen que no afecten al bebé, como la ecosonografía.

En lo referente al tratamiento, en casos leves se valorará esperar para realizar un tratamiento quirúrgico convencional tras el parto, o de ser necesario, en casos más graves, esperar al segundo trimestre de embarazo. En este momento, el riesgo de aborto inducido por la cirugía es mínimo.

En todos los casos se recomienda la laparoscopia, ya que existen evidencias de que puede utilizarse en cualquier trimestre del embarazo, ya que mediante esta cirugía se reducen las complicaciones como las perforaciones o peritonitis, ya que no produce amplias incisiones.

Es muy importante, sin embargo, que se utilicen bajos valores de CO2 para insuflar el abdomen, que se evite la manipulación uterina y que se tenga experiencia y precisión en la realización de esta operación.

¿Cómo prevenir la aparición de cálculos en la vesícula durante el embarazo?

Para reducir el riesgo de aparición de cálculos biliares durante la gestación es fundamental seguir un riguroso control de peso y mantener una dieta sana y equilibrada.

Además, es muy importante acudir a las visitas de seguimiento y recibir atención médica ante cualquier duda o sospecha.

Ahora ya conocen acerca de los cálculos en la vesícula durante el embarazo. Si quieren saber más acerca de la vesícula biliar o consultar su caso, les recomendamos ponerse en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *