cáncer de vesícula

Cáncer de vesícula: Todo acerca de esta enfermedad

Existen diversas afecciones, de mayor o menor gravedad, que pueden afectar a la vesícula, una de ellas es el cáncer de vesícula.

Hoy les explicaremos qué es, cuáles son las causas principales y factores de riesgo de este cáncer, sus síntomas, cómo diagnosticarlo y tratarlo, y si es posible prevenirlo.

¿Qué es el cáncer de vesícula? ¿Qué tipos existen?

Se denomina cáncer de vesícula al cáncer que se inicia en la vesícula biliar. La vesícula biliar es un pequeño órgano situado bajo el hígado cuya función es facilitar la digestión, especialmente la de las grasas, mediante la liberación de la bilis.

El cáncer se produce cuando se da una mutación genética en las células, que produce que estas se reproduzcan de manera incontrolable y no sigan los procesos naturales de muerte celular.

Dependiendo de la zona de la vesícula y el tejido donde se inicie el cáncer, diferenciamos distintos tipos de cáncer de vesícula:

  • Adenocarcinoma (ADC): Se trata de aquel cáncer que tiene su origen en las células que constituyen el revestimiento interno de las glándulas.
  • Carcinoma de células escamosas: El carcinoma de células escamosas es un cáncer que empieza en las células escamosas (unas células delgadas y planas similares a las escamas de los peces) que se hallan en los tejidos de revestimiento de los órganos.
  • Carcinoma adenoescamoso: El carcinoma adenoescamoso es aquel cáncer que presenta células del revestimiento interno (adenocarcinoma) y del externo (carcinoma de células escamosas).

¿Cuáles son sus principales causas y factores de riesgo?

En la aparición del cáncer de vesícula intervienen factores de riesgo como en otros cánceres, como contar con antecedentes familiares, padecer obesidad, tener edad avanzada, el tabaquismo o la exposición a químicos.

Este cáncer concreto, también afecta más a las mujeres, y a los hispanos, afectando muy poco a la raza negra.

Más allá de estos factores, existen múltiples causas que pueden aumentar el riesgo de cáncer de vesícula:

  • Inflamación crónica de vesícula biliar.
  • Cálculos biliares que pueden hacer que la bilis salga más lentamente e irrite e inflame los tejidos.
  • Defectos en los conductos que conectan la vesícula y el páncreas al intestino delgado, produciendo un reflujo de los ácidos y fibrosis.
  • Vesícula biliar de porcelana (por acumulación de calcio).
  • Pólipos en la vesícula biliar.
  • Quistes coledocales, sacos llenos de bilis que pueden hallarse a lo largo del conducto colédoco, el conducto que transporta la bilis desde el hígado y la vesícula al intestino.
  • Colangitis esclerosante primaria (PSC), inflamación de los conductos que produce formación de tejido cicatricial (esclerosis).
  • Tifoidea.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vesícula?

Los síntomas principales del cáncer de vesícula son los siguientes:

  • Dolor abdominal.
  • Vómitos y/o náuseas.
  • Ictericia (coloración amarillenta de piel, esclerótica y mucosas).
  • Bultos en el abdomen.

Otros síntomas menos comunes son:

  • Picazón cutánea.
  • Orina oscura.
  • Heces pálidas y/o grasosas.
  • Hinchazón en el abdomen.
  • Pérdida de peso y/o de apetito.
  • Fiebre.

Diagnóstico y tratamiento

Muchas veces el cáncer de vesícula se detecta al extirpar la vesícula por cálculos biliares u otros problemas.

Para diagnosticarlo, es común que se lleve a cabo una valoración del historial médico y de la sintomatología referida (de haberla), así como una exploración física.

También se pueden solicitar pruebas analíticas para comprobar la función hepática y vesicular y marcadores tumorales, así como pruebas de diagnóstico por imagen como las ecografías, las tomografías computarizadas, las resonancias magnéticas.

Asimismo se pueden realizar pruebas como las colangiografías (pruebas para ver el estado de las vías biliares), las angiografías (pruebas para observar el estado de los vasos sanguíneos), o la toma de biopsias.

En lo referente al tratamiento, este puede consistir en la cirugía (realizando una colecistectomía, extirpación de la vesícula), o realizar quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia o terapia dirigida con fármacos.

¿Cómo se puede prevenir?

Aunque el cáncer puede aparecer sin contar con factores de riesgo, se puede reducir la probabilidad de padecerlo manteniendo unos buenos hábitos de salud como cuidando nuestro peso y alimentación, realizando ejercicio físico moderado y regular y evitando sustancias como el alcohol y el tabaco.

Ahora ya conocen acerca del cáncer de vesícula. Si quieren saber más acerca de la vesícula biliar o consultar su caso, les recomendamos ponerse en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *