colangitis

Colangitis: Sobre esta infección biliar

En un artículo anterior os hablamos de qué era la coledocolitiasis, una afección de los conductos que unen la vesícula biliar con el páncreas y el intestino. Otra afección que afecta a los conductos biliares y que puede aparecer, o no, conjuntamente es la colangitis.

Hoy te contamos qué es la colangitis, sus causas y factores de riesgo, síntomas y efectos, diagnóstico y tratamiento y cómo se puede prevenir.

¿Qué es la colangitis?

La colangitis es una infección en los conductos biliares, los tubos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y los intestinos, para mejorar la digestión, concretamente de las grasas.

¿Cuáles son sus causas y factores de riesgo?

Esta infección suele ser de tipo bacteriana. Se genera cuando se da una obstrucción o bloqueo en los conductos biliares, debido a una neoplasia o a cálculos biliares. Otras causas son el Sida, un estrechamiento de los conductos, y de forma infrecuente por una infección parasitaria.

Síntomas de la colangitis

Los síntomas de la colangitis son un cuadro común hepatobiliar. Algunos son:

  • Dolor en la parte superior derecha del cuerpo o en el centro del abdomen. El dolor también puede irradiar hacia la espalda o bajo el omóplato de este lado del cuerpo. Puede ser de tipo agudo, intermitente, cólico o sordo.
  • Coluria (orina oscura por la presencia de bilirrubina).
  • Heces de color arcilla.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Vómitos y náuseas.
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel, mucosas y la esclerótica del ojo).

Diagnóstico y tratamiento de la colangitis

Además de la valoración de la sintomatología referida y del historial clínico del paciente, así como de una exploración física, el médico podrá solicitar las siguientes pruebas de diagnóstico:

  • Ecografía abdominal.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM).
  • Colangiografía transhepática percutánea (CTP).
  • Hemograma para determinar los niveles de bilirrubina, conteo de glóbulos blancos y niveles de enzimas hepáticas.
  • Pruebas de función hepática.

Es fundamental que se realice un diagnóstico y un tratamiento precoz.

El primer paso para tratar la colangitis suele ser la prescripción de antibióticos para tratar la infección bacteriana.

Seguidamente, se puede llevar a cabo un drenaje de estos conductos para eliminar la obstrucción. Este drenaje puede ser mediante endoscopia, percutáneo transhepático o quirúrgico.

En casos más graves o en que el daño se haya extendido a la vesícula biliar, se procederá a llevar a cabo una colecistectomía (extirpación de la vesícula biliar). Este procedimiento puede ser mediante laparoscopia o mediante cirugía abierta. Sin embargo, se recomienda la intervención laparoscópica al ser mínimamente invasiva.

¿Cómo se puede prevenir?

Para prevenir la colangitis es relevante actuar para prevenir sus factores de riesgo o causas, como las infecciones parasitarias, el Sida o los cálculos biliares.

Para ello deberemos llevar buenos hábitos de salud, por ejemplo, mantener relaciones sexuales saludables, limpiar bien los alimentos y llevar una dieta adecuada para la prevención de la litiasis biliar.

Asimismo, es crucial que si se ha padecido alguna enfermedad o problema hepatobiliar se realicen seguimientos con un especialista y siempre se comunique el historial al profesional.

Ahora ya sabes acerca de la colangitis. Si deseas saber más acerca de la vesícula biliar o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.