deportes que se pueden hacer con una hernia inguinal

Deportes que se pueden hacer con una hernia inguinal

El deporte y la actividad física en general siempre son recomendables debido a que su práctica, de manera regular y moderada, es uno de los pilares fundamentales para una buena salud. Sin embargo, las personas que padecen una hernia inguinal pueden tener dificultades y molestias, o incluso miedo, de realizar deporte. Hoy os contamos deportes que se pueden hacer con una hernia inguinal.

¿Por qué una hernia inguinal puede dificultar la práctica deportiva?

Las hernias se producen cuando contenido intraabdominal sale por un agujero o parte débil de la pared abdominal, hacia el exterior. En el caso de las hernias inguinales, este contenido sale por algún fallo en la pared abdominal a la altura de la ingle.

Las hernias inguinales pueden ser asintomáticas o causar molestias y dolor, y en algunos casos, tener graves complicaciones como la estrangulación.

Las hernias inguinales pueden dificultar la práctica deportiva si los movimientos que se realizan presionan la hernia, si se realizan esfuerzos o se realizan flexiones en esta zona.

Deportes que se pueden hacer con una hernia inguinal

Como hemos comentado, las hernias pueden complicar la realización de ciertas actividades físicas que puedan presionar la hernia o que precisen de mucha movilidad en esta zona. Sin embargo, algunos deportes que se pueden hacer con una hernia inguinal son los siguientes:

Caminata

Caminar es uno de los ejercicios más accesibles para hacer con una hernia inguinal. Es recomendable caminar de forma moderada, tanto en frecuencia como en intensidad (cerca de una hora al día). Con ello, conseguiremos estar en forma y activos sin perjudicar la zona inguinal, ni forzarla con movimientos de impacto o esfuerzo, que puedan afectar a la musculatura.

Natación

La natación es un deporte siempre beneficioso debido a que el agua es un medio en que no es necesario forzar las articulaciones ni la musculatura.

Sin embargo, aunque se trata de una actividad recomendable en el caso de padecer una hernia inguinal, se debe tener cuidado porque se trata de un ejercicio en que los movimientos son repetitivos.

Al igual que en el caso de la caminata, es conveniente practicarla con moderación y sin forzar la zona inguinal.

Aquaeróbic

Al igual que la natación, realizar ejercicios de mantenimiento o aeróbic en el agua es una forma de ponerse en forma y quemar calorías sin sufrir el mismo impacto muscular y articular que se produce cuando se llevan a cabo sobre superficies firmes, ya que el agua actúa como un amortiguador.

Abdominales hipopresivos

Existe debate entre si realizar o no abdominales con una hernia inguinal es recomendable, ya que los detractores de este ejercicio en esta situación clínica refieren que se aplica flexión e impacto en la zona.

En este sentido, lo más recomendable es realizar abdominales hipopresivos, los más fáciles de llevar a cabo, más efectivos y de menor impacto que los que se practican para un vientre plano.

Ejercicios de mantenimiento

Los ejercicios de mantenimiento, que se pueden hacer con un monitor o solos en el gimnasio también se pueden llevar a cabo, pero es importante evitar todo aquello que fuerce la zona.

Por ejemplo, se tendrá que evitar utilizar bandas elásticas, pesas, tobilleras, barras o cualquier accesorio o máquina que produzca peso o resistencia.

En todo caso, siempre es importante que se consulte a un profesional médico para saber cómo proceder y en el caso de haber sido intervenidos, cuándo poder volver a hacer ejercicio. Ahora ya conocéis los deportes que se pueden hacer con una hernia inguinal. Si queréis saber más acerca de la hernia inguinal o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *