Hernia de Amyand

Hernia de Amyand: Sus características

Ya os hemos hablado con anterioridad de las hernias inguinales, lo que pueden generar y cómo se lleva a cabo su tratamiento. Cabe destacar que existen diversos tipos de hernia inguinal, y no todos son conocidos. Un ejemplo es la hernia de Amyand.

Hoy te contamos qué es la hernia de Amyand, sus causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento.

¿En qué consiste la hernia de Amyand y cuáles son sus causas?

La hernia de Amyand es una hernia inguinal en que el contenido hernario, es decir, la parte de material intraabdominal que pasa por la pared abdominal, contiene el apéndice.

En la mayoría de los casos el apéndice se halla en estado normal, pero en algunos casos podría incluso darse apendicitis o perforación.

Recibe su nombre del cirujano francés Claudius Amyand, que realizó la primera apendicectomía con éxito en 1775 a un niño que presentaba el apéndice perforado dentro de un saco herniario inguinal.

Este tipo de hernia presenta las mismas causas y factores de riesgo de las demás hernias inguinales, ya que únicamente varía la parte del tramo digestivo que prolapsa.

Algunas de sus causas son las siguientes:

  • Sobrepeso y obesidad.
  • Estreñimiento.
  • Ascitis.
  • Embarazo.
  • Realización de esfuerzos físicos, como deportes de impacto o carga de peso.
  • Tos crónica.

Epidemiología de la hernia de Amyand

Se trata de una condición clínica muy infrecuente. Solo aparece en un 0 ‘13% de los casos de apendicitis, en un 1% sin inflamación del apéndice y en un 0’ 3% con inflamación.

Puede afectar a cualquier grupo etario, si bien es más frecuente en hombres mayores de 40 años y en mujeres menopáusicas.

Síntomas de la hernia de Amyand

Aunque es muy común que en la hernia inguinal exista contenido intestinal, no lo es tanto que se prolapse el apéndice. Se considera que al pasar este a través del anillo inguinal, se vuelve más vulnerable y la circulación se interrumpe, lo que causa inflamación y crecimiento bacteriano.

Este tipo de hernia se presenta como una masa sensible y de volumen aumentado que aparece en el lado derecho. Presenta diversos grados de dolor y sensibilidad, así como náuseas y vómitos. Puede ir acompañada de fiebre en caso de infección.

Suele confundirse con una hernia inguinal incarcerada o una perforación intestinal.

Diagnóstico y tratamiento de la hernia de Amyand

El diagnóstico de la hernia de Amyand es clínico, pero es difícil de diagnosticar. Suele diagnosticarse de forma incidental durante un proceso quirúrgico o preoperatorio. Para que se dé un diagnóstico precoz debe existir un gran nivel de sospecha.

Algunas pruebas que se pueden llevar a cabo son de laboratorio (leucocitosis, PCR o neutrofilia) y de diagnóstico por imagen (radiografía abdominal, ecografía o tomografía axial computarizada).

En lo referente al método de tratamiento, la elección principal es la realización de una herniorrafia (reparación de la hernia inguinal). El abordaje de la hernia puede ser abierto o mediante laparoscopia.

Actualmente, esta hernia se aborda generalmente de manera extraperitoneal por vía laparoscópica.

La realización de la cirugía dependerá en gran medida del estado inflamatorio del apéndice. Si no existe infección ni inflamación se debe llevar a cabo únicamente una hernioplastía, mientras que si existe apendicitis, asimismo se debe realizar una apendicectomía.

No se recomienda el uso de malla en la reparación de la hernia en casos de perforación del apéndice para evitar aumentar el riesgo de infección. Sin embargo, este punto dependerá del criterio del experto cirujano especialista.

Ahora ya sabes acerca de la hernia de Amyand. Si deseas saber más acerca de la hernia inguinal o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.