hernia inguinal y dolor al andar

Hernia inguinal y dolor al andar: ¿Cómo actuar?

Las ingles son las zonas en que el abdomen termina y se une con cada uno de los muslos. Si se da dolor al realizar movimientos, como al andar, en esta zona, es posible que exista una lesión en los músculos o ligamentos de la ingle, pero también que exista una hernia inguinal. Hoy te contamos por qué una hernia inguinal puede dar dolor al andar, cómo podemos sobrellevarla y cómo actuar para tratarla.

Hernia inguinal y dolor al andar

La hernia inguinal es una protuberancia que se produce cuando contenido intraabdominal (generalmente el intestino) pasa por un punto débil de la pared abdominal en la zona de la ingle.

Las hernias inguinales pueden ser asintomáticas y solo apreciarse visualmente como un bulto en el área de la ingle, que se agranda durante la bipedestación o al llevar a cabo esfuerzos.

Sin embargo, también puede generar sensibilidad y dolor, que empeora al hacer movimientos que impliquen fricción, roce o presión en la zona, como caminar, agacharse, levantarse o toser.

¿Cómo sobrellevar el dolor al andar con una hernia inguinal?

Para evitar que podamos presionar o rozar la hernia al andar y que genere malestar o dolor, puede ser beneficioso el uso de un braguero.

Un braguero para hernias inguinales es una prenda ortopédica similar a un cinturón y que pasa por debajo de las piernas. Su objetivo es sujetar las hernias y protegerlas. 

Cabe destacar que el braguero está destinado a mejorar los síntomas y molestias de las hernias, y aportar comodidad y sujeción. No se trata de una solución a estas.

Otras maneras de sobrellevar el dolor al andar cuando existe una hernia es reducir la medida de lo posible, cualquier actividad que pueda generar tensiones. Ejemplos son evitar los deportes de impacto, andar más lento, tener cuidado al agacharnos y levantarnos o evitar ciertos movimientos de las piernas.

Asimismo, será beneficioso reducir factores que pueden aumentar la presión intraabdominal y con ella, la hernia, como la obesidad, la tos crónica o el estreñimiento.

¿Cómo tratar el dolor al andar con una hernia inguinal?

En caso de que la hernia sea pequeña y asintomática, sin afectar la calidad de vida del paciente, el médico podrá reintroducirla o recomendar su vigilancia.

Sin embargo, si la hernia está generando problemas como dolor al andar, es importante que se trate quirúrgicamente, ya que pueden incarcerarse o estrangularse.

La intervención de una hernia inguinal puede ser mediante cirugía abierta (herniorrafia) o mediante laparoscopia.

La cirugía abierta consiste en la aplicación inicial de anestesia general o epidural, y a la realización de una incisión en la ingle. A continuación se empuja el intestino prolapsado hacia dentro y se fortalece la pared con la colocación de una malla.

En la laparoscopia se realizan pequeñas incisiones a través de las cuales se introduce un aparato largo, delgado y flexible con una cámara (laparoscopio).

El tipo de procedimiento a escoger será valorado por el especialista teniendo en cuenta las condiciones individuales del paciente. Sin embargo, en la mayoría de los casos se recomienda la laparoscopia al ser menos invasiva.

Ahora ya sabes acerca de la hernia inguinal y el dolor al andar. Si deseas saber más acerca de la hernia inguinal o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.