hidrocele

Hidrocele y hernia inguinal: ¿Cómo distinguirlos?

Es posible que si os aparece un bulto en el escroto penséis que pueda ser una hernia inguinal. Lo cierto es que, aunque pueden estar relacionadas, es posible que se trate de un hidrocele. Hoy os hablamos acerca de qué es y cómo se produce un hidrocele, qué relación puede tener con una hernia inguinal y cómo se debe actuar en caso de presentarlo.

¿Qué es un hidrocele y cómo aparece?

Un hidrocele es cualquier acumulación de líquido que se da en una cavidad del organismo. El hidrocele más conocido es el que se da en la bolsa escrotal, que envuelve los testículos.

Puede ser debido a diversas causas, y tiene que ver con la anatomía de la túnica vaginal, la capa más externa del testículo.

Se trata de una cuestión muy común en recién nacidos, pero también puede darse en la adultez.

En el caso de los bebés, el hidrocele se produce durante el desarrollo fetal. Durante este tiempo, los testículos descienden por el abdomen y se externalizan, acabándose de cerrar ese canal por el que pasan. Si este canal (peritoneo-vaginal) que conecta la túnica vaginal con el interior del abdomen, no se cierra correctamente, el líquido queda atrapado en el interior y se da un hidrocele.

En casos de personas adultas, el hidrocele también puede aparecer por una sobreproducción de líquido debido a una lesión o una infección.

Síntomas

El hidrocele es una afección benigna y generalmente no produce síntomas más allá de una hinchazón ovalada e indolora.

El exceso de líquido, sin embargo, puede producir peso en el escroto e inflamarlo, produciendo molestias y dolor.

¿Qué relación puede tener con una hernia inguinal?

La aparición de un hidrocele y de una hernia inguinal no tiene por qué tener un origen común, si bien se observa una amplia relación estadística.

En algunas ocasiones sí pueden estar relacionados debido a que si el conducto peritoneo-vaginal queda abierto por la parte más cercana al conducto inguinal, se puede producir una hernia inguinal en el caso de que el contenido intraabdominal logre pasar a través de la pared.

¿Cómo se debe actuar en caso de presentar un hidrocele y una hernia inguinal?

Aunque el hidrocele no suele ser peligroso, ya se dé o no junto a una hernia inguinal debe tratarse.

En el caso de presentar ambas afecciones, se deberán realizar dos operaciones por separado. Esto es debido a que mientras el hidrocele debe ser tratado por un urólogo, la hernia inguinal será tratada por un cirujano general.

Para determinar qué intervención debe llevarse a cabo antes, se tendrá en cuenta qué problema tiene mayor gravedad.

En algunos casos, pero, se podrá optar por efectuar ambas intervenciones en el mismo acto quirúrgico en el caso de que estén ambos especialistas en quirófano, y así se evitará al paciente pasar por un proceso quirúrgico en dos tiempos.

Prevención del hidrocele y de la hernia inguinal

Mientras que no se puede prevenir en casos de que su causa sea congénita, en adultos puede prevenirse evitando infecciones, traumatismos o presiones en la zona.

En lo referente a la hernia, es fundamental que se evite cualquier factor que pueda hacer que aumente la presión en la cavidad abdominal y que su contenido pueda pasar a través de puntos débiles de su pared.

Ahora ya conocéis acerca del hidrocele y las hernias inguinales. Si queréis saber más acerca de las hernias inguinales o queréis consultarnos vuestro caso concreto o dudas, os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.