microlitiasis vesicular

Microlitiasis vesicular: Todo sobre ello

La vesícula biliar es un pequeño órgano situado debajo del hígado que participa en la digestión, especialmente de las grasas. Su función es expulsar la bilis al duodeno. Sin embargo, a veces puede padecer problemas que afecten a la digestión, como lo es la microlitiasis vesicular.

Hoy os contamos en qué consiste la microlitiasis vesicular, sus causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento, y si se puede prevenir.

¿Qué es la microlitiasis vesicular y cuáles son sus posibles causas?

La microlitiasis vesicular es una de las formas más severas de litiasis vesicular (piedras en la vesícula). Hace referencia a la presencia de cálculos en la vesícula inferiores a 2mm de tamaño, por lo que cuestan ser detectados por las recientes técnicas de diagnóstico por imagen, de aquí su severidad.

Estos cálculos se acumulan en la vejiga y pueden producir un bloqueo en los conductos biliares. El barro biliar, otro tipo de afección vesicular, puede presentar microlitiasis.

Esta afección inicia con un fallo del metabolismo. Si se da un desequilibrio continuado, se produce un aumento del colesterol y un descenso de los niveles de ácidos biliares.

Los cálculos vesiculares pueden ser de colesterol o de bilirrubina. Las piedras producidas por colesterol tienen estrecha relación con una dieta rica en grasas por parte del paciente y en casos de obesidad.

Por el contrario, los cálculos de bilirrubina son resultado de un aumento de esta en el organismo, producido por trastornos como la cirrosis, la insuficiencia hepática o la anemia hemolítica.

Síntomas

Debido a que la vesícula juega un papel importante en la función digestiva, si ésta se ve bloqueada o afectada, se apreciarán consecuencias a nivel digestivo. Aunque en muchos casos cursa de forma asintomática, algunos de los síntomas más frecuentes de la litiasis vesicular son los siguientes:

  • Flatulencias.
  • Estreñimiento.
  • Digestiones pesadas.
  • Cefaleas.
  • Mala digestión de las grasas.

A pesar de que no suele generar complicaciones, algunas de ellas son:

  • Cólico: dolor intenso y continuo en la parte superior derecha del abdomen, que puede irradiar hacia el hombro y generar náuseas y/o vómitos.
  • Fiebre, que puede indicar que existe colecistitis, inflamación de la vesícula biliar.

Diagnóstico y tratamiento de la microlitiasis vesicular

Tras valorar el historial clínico del paciente y tener en cuenta la sintomatología referida, el médico llevará a cabo una exploración física. Seguidamente realizará una ecografía.

Otras pruebas de diagnóstico por imagen son la colecistografía, la colangiopancreatografía endoscópica y la colangiografía percutánea transhepática. Estas tres pruebas tienen en común introducir colorante para detectar la litiasis en las radiografías.

Finalmente, se podrá llevar a cabo un análisis sanguíneo en que se medirán los niveles de bilirrubina en sangre, y se comprobará la función hepática.

En lo referente al tratamiento, en primer lugar, se podrán recetar analgésicos antiinflamatorios para reducir el posible dolor, y antieméticos, si hubiera vómitos.

Para disolver y eliminar los cálculos, el tratamiento dependerá de su tamaño y cantidad. En casos más leves se podrán utilizar sales biliares orales, punción de sustancias disolvente (eliminación por contacto) o una litotricia extracorpórea (ondas de choque). Estos tratamientos, sin embargo, solo resultan en los casos de cálculos de colesterol.

En el resto de los cálculos, y en casos graves, la solución es quirúrgica. Esta solución es la colecistectomía, que consiste en la extirpación de la vesícula.

¿Se puede prevenir?

Como hemos comentado, la microlitiasis vesicular es causada por un fallo metabólico, y suele estar relacionada con dietas grasas y enfermedades hepáticas. Por ello, es fundamental que, para reducir el riesgo de padecerla, evitemos estos factores.

Ahora ya conocéis acerca de la microlitiasis vesicular. Si queréis saber más acerca de la vesícula biliar o queréis consultarnos vuestro caso concreto o dudas, os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.