no operar una hernia inguinal

No operar una hernia inguinal: Sus consecuencias

Las hernias inguinales pueden ser molestas y en algunos casos dolorosas, por eso se precisa su intervención, para que la persona pueda volver a tener la misma calidad de vida que antes de su aparición. Sin embargo, en algunos casos algunas personas valoran el no operar una hernia inguinal.

Hoy os contamos cuáles son las posibles consecuencias de no operar una hernia inguinal y por qué es recomendable intervenirlas quirúrgicamente.

¿Cuáles son las posibles consecuencias o complicaciones de no operar una hernia inguinal?

En muchas ocasiones las hernias inguinales son asintomáticas y si son leves y no revisten peligro, el profesional puede valorar realizar únicamente un seguimiento de las mismas para ver si se resuelven por sí mismas.

Sin embargo, existen diversas complicaciones que hacen necesaria una intervención:

Presión en los tejidos adyacentes

Cuando las hernias inguinales se agrandan debido a que ha pasado un tiempo sin tratarse, pueden presionar los tejidos adyacentes y causar dolor e hinchazón.

Hernias incarceradas

Cuando los contenidos intraabdominales salen por un punto débil de la pared abdominal, la hernia puede comprimir por ejemplo el intestino, lo que produce síntomas como vómitos, estreñimiento grave, náuseas y dolor intenso.

Estrangulación de la hernia inguinal

Una hernia incarcerada puede producir que se corte el flujo sanguíneo en una parte del intestino u otro contenido intraabdominal llegando a causar la muerte del tejido en cuestión (necrosis).

Este hecho es potencialmente mortal y requiere de una intervención de emergencia.

Los síntomas de una hernia inguinal estrangulada son los siguientes:

  • Náuseas y/o vómitos.
  • Fiebre.
  • Incapacidad para evacuar el intestino o eliminar gases.
  • El bulto de la hernia obtiene una coloración rojiza, violácea u oscura.
  • Dolor repentino que se intensifica rápidamente.

¿Por qué es recomendable intervenir las hernias inguinales?

Las hernias inguinales son un problema muy frecuente en personas de edad avanzada debido a la pérdida de masa muscular por el envejecimiento y a una mayor cantidad de trastornos que aumentan la presión intraabdominal, como el estreñimiento crónico, los problemas de vejiga o la tos crónica.

Muchos profesionales evitan la intervención quirúrgica en estas edades argumentando los peligros de la operación y los mínimos efectos que la sintomatología de una hernia inguinal puede causar en personas con una actividad reducida.

Sin embargo, se observa que un 90% de las hernias inguinales acaba siendo dolorosa y que el 8’6 % de las hernias acaban estranguladas a los 60 meses, incrementando la incarnación de la hernia la tasa de mortalidad.[1]

Conociendo que con la edad aumenta la incidencia de las hernias, así como la probabilidad de que se estrangulen y se deba actuar quirúrgicamente de forma urgente, la valoración de una operación es la mejor opción.

La hernia inguinal puede llegar a condicionar y deteriorar la calidad de vida de la persona que la padece y de deberse realizar una resección intestinal, en los casos más graves, este es el factor que condiciona en mayor medida la supervivencia.

Debido a que una intervención temprana de la hernia puede evitar estas complicaciones, y teniendo en cuenta que la mortalidad en la cirugía se puede considerar nula, y las complicaciones son mínimas, se recomienda operar una hernia inguinal en la mayoría de los casos.

Salvo que usted sea un paciente de muy alto riesgo para la cirugía, el tratamiento de su hernia será quirúrgico. Las hernias no desaparecen y si no se operan pueden originar complicaciones que pueden ser graves, como la estrangulación.

Ahora ya conocéis las posibles consecuencias de no operar una hernia inguinal. Si queréis saber más acerca de la hernia inguinal o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.


[1] CIGA, M.A, OTEIZA, F., ORTIZ, H. Anales del Sistema Sanitario de Navarra. Vo. 26. Nº 2. Pamplona. Mayo-Agosto 2003. “¿Se debe operar de hernia a los pacientes mayores?”. [WEB] Recuperado de: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272003000300006

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *