obesidad y hernias inguinales

Obesidad y hernias inguinales: Su relación y prevención

Según datos del 2021 del Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), el 53,6% de los españoles tiene obesidad o sobrepeso. La obesidad es una enfermedad lamentablemente muy común y puede producir problemas de muy diverso tipo, como las hernias inguinales.

Hoy os hablamos acerca de la obesidad, cómo puede afectar en la aparición o empeoramiento de las hernias inguinales, y cómo actuar en estos casos.

¿Qué es la obesidad y cuáles son sus causas?

La obesidad es una enfermedad crónica y progresiva que consiste en una acumulación excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Aunque sus causas son múltiples y puede ser resultado de una combinación, se cree que es causada por un desequilibrio energético. Si se consumen más calorías de las que se queman, el cuerpo almacena el exceso en forma de grasa.

Algunos factores que pueden contribuir a la obesidad son la edad, una alimentación poco saludable, sedentarismo, factores genéticos o el consumo de ciertos medicamentos.

Relación de la obesidad con las hernias inguinales

Al igual que sucede con la ascitis, los pacientes con obesidad tienen un mayor aumento de la presión intraabdominal y de forma crónica. Esto produce mayor riesgo de que el contenido intraabdominal salga a través de zonas débiles de la pared.

Cabe destacar que en las personas obesas, las hernias no se diagnostican precozmente, ya que en estados iniciales o leves no se pueden palpar.

Tratamiento de una hernia inguinal si se padece obesidad

El tratamiento de una hernia inguinal en caso de obesidad suele recomendarse una vez el paciente ha podido perder entre 20 y 30 kg. De no ser así pueden darse mayores complicaciones, y de manejo más difícil, que en otros casos.

El tratamiento de las hernias en personas con esta patología requiere de un cuidado especial. En todo caso debe llevarse a cabo por un cirujano experto en este ámbito.

En algunos casos se pueden realizar cirugías para el control de la obesidad y hernias al mismo tiempo. Pueden tener buenos resultados y deben ser valoradas por un equipo multidisciplinar.

Además, tras la intervención, es fundamental hacer un seguimiento durante el postoperatorio para evitar la reaparición de la hernia.

¿Cómo prevenir ambos problemas?

Una de las principales causas de las hernias es el aumento de la presión intraabdominal, que puede deberse a la obesidad o el sobrepeso. Por ello, es fundamental actuar en este aspecto.

Es importante seguir una dieta equilibrada rica en frutas y verduras, hacer más comidas de porciones pequeñas y hacer ejercicio físico regular y moderado.

En el caso de la prevención de la hernia, además, es relevante evitar el estreñimiento, la carga de pesos, y fortalecer de la pared abdominal. Ahora ya conocéis acerca de la obesidad y las hernias inguinales. Si queréis saber más acerca de las hernias inguinales o queréis consultarnos vuestro caso concreto o dudas, os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.