ostomía

Ostomía en personas que han padecido una hernia inguinal

El primer domingo del mes de octubre se celebra el Día Mundial del Paciente Ostomizado. Hoy os hablaremos en qué consiste la ostomía, qué relación puede tener con las hernias inguinales y cómo es la vida de los pacientes en estos casos.

¿Qué es la ostomía y en qué casos se puede llevar a cabo?

Una ostomía o estoma es la externalización de parte del tubo digestivo (colostomía en casos del colon) a través de un orificio realizado en la pared y la piel abdominal para hacer que la materia fecal salga al exterior y se recoja en una bolsa. La ostomía puede ser temporal o definitiva.

Se puede llevar a cabo en múltiples casos en que el funcionamiento del tubo digestivo inferior se vea afectado, como por ejemplo en infecciones abdominales, oclusión intestinal, tumores en el colon, el recto o el ano, traumatismos o una hernia inguinal incarcerada que produce bloqueo intestinal, por ejemplo.

¿Qué relación tiene una ostomía con las hernias inguinales?

La ostomía permite que parte del tubo digestivo afectado pueda sacarse por un orificio en la pared abdominal para que siga funcionando. Esto, sobre todo si la ostomía es de larga duración, puede producir herniación, debido a que el orificio de la pared abdominal puede aumentar de tamaño y dejar pasar no solo la bolsa de la ostomía, sino también contenido intraabdominal.

La hernia paraestomal, la que se produce por una ostomía, puede generar los mismos problemas que otras hernias, como las hernias inguinales. Puede causar la aparición de un bulto, incarceración, estrangulación, dolor, y en estos casos concretos, una mala fijación y funcionamiento de la bolsa de ostomía.

¿Cómo se puede tratar una hernia en el paciente ostomizado?

Se debe tratar la hernia cuando existe un dolor persistente e intenso, un gran aumento de la hernia, oclusión abdominal constante y mala fijación de la bolsa de ostomía.

El procedimiento a llevar a cabo dependerá del tipo de ostomía. En las ostomías temporales, la forma de proceder será la siguiente: Se quitará la ostomía, se reconstruirá el colon u otra parte del tubo digestivo afectado para devolver el tránsito intestinal normal, y se cerrará la hernia reforzándola con una malla.

Este procedimiento será más efectivo si se realiza una laparoscopia. La laparoscopia trabaja mediante pequeñas incisiones para reparar la hernia, evitando por ejemplo, tocar la salida de la ostomía y un mayor riesgo de infección.

Si la ostomía, por el contrario, es definitiva, no se debe cerrar el orificio o estoma, solo la hernia, por lo que es posible que se pueda dar una nueva hernia en el futuro.

¿Cómo es la vida de un paciente ostomizado?

Aplicar un estoma puede producir un fuerte impacto a muchos niveles, como social, emocional, físico o nutricional.

Las personas ostomizadas deben construir nuevas formas de interaccionar consigo mismas y con los demás, adquiriendo nuevos hábitos y formando una nueva imagen de sí mismas.

Aunque en un primer inicio, los pacientes ostomizados puedan presentar dificultades o consecuencias como baja autoestima, a medida que reconocen su nueva condición, consiguen controlar su función excretora con el estoma y aceptan su nueva corporalidad, recobran sus hábitos de vida y también mejora su autocuidado, mejorando por lo tanto, mejorando notablemente su calidad de vida respecto a antes de la ostomía.

Ahora ya conocéis acerca de la ostomía, su relación con las hernias inguinales y cómo es la vida de los pacientes ostomizados. Si queréis saber más acerca de la hernia inguinal o queréis consultarnos acerca de casos concretos o vuestras dudas, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *