prevenir la hernia inguinal

Prevenir la hernia inguinal: ¿Cómo podemos hacerlo?

La hernia inguinal es un problema muy frecuente en todo el mundo. Un 27% de hombres y un 3% de mujeres tiene posibilidades de padecerla en algún momento de su vida. El riesgo aumenta con la edad y un 86% de todas las hernias en hombres son de este tipo.[1] Por esto, hoy os hablamos de sus factores de riesgo, cómo prevenir la hernia inguinal y que vuelva a aparecer, y qué hacer en el caso de sufrir una.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la hernia inguinal?

Los principales factores que aumentan la probabilidad de padecer una hernia inguinal son los siguientes:

  • Ser varón.
  • Presentar antecedentes personales y/o familiares de hernia.
  • Haberse realizado una reparación previa de hernia, incluso en la infancia.
  • Edad mayor a 60 años.
  • Raza caucásica.
  • Presentar una lesión en la pared abdominal.
  • Padecer tabaquismo.
  • Tener un índice de masa corporal muy bajo o muy alto. Tener bajo tono muscular.
  • Sufrir Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).
  • Realizar esfuerzos físicos de forma habitual.
  • Padecer estreñimiento.
  • Padecer una enfermedad del colágeno sin especificar.
  • Mantener una dieta que no aporte los nutrientes necesarios a los músculos abdominales.

¿Cómo podemos prevenir la hernia inguinal?

Muchos de los factores de riesgo que aumentan el riesgo de padecer una hernia inguinal pueden evitarse mejorando nuestros hábitos.

Cuando padecemos sobrepeso o estreñimiento, la presión intraabdominal es alta debido a la grasa o al bolo alimenticio, lo que desgasta la pared abdominal.

Tener unos músculos débiles debido a una dieta deficiente, realizar poco ejercicio para reforzarlos, o por el contrario, llevar a cabo esfuerzos pueden contribuir también al desgaste de los músculos abdominales.

Problemas pulmonares, como los que produce el consumo de tabaco, pueden causar tos crónica que también genere tensión en el abdomen.

¿Qué hacer si no ha sido posible prevenir la hernia inguinal?

Aunque existen diversas pautas que podemos seguir para evitar una hernia en la ingle, existen otros factores en los que podemos influir y que pueden producirla.

En el caso de que se produzca, el médico valorará cómo proceder según su gravedad.

En hernias pequeñas o asintomáticas, es posible que se recomiende esperar y evaluar el desarrollo de la hernia.

Las hernias grandes o dolorosas, deberán tratarse con cirugía, que puede ser abierta o mediante laparoscopia, un método mínimamente invasivo.

¿Cómo podemos evitar que vuelva a aparecer?

El tiempo de recuperación de una hernia son 3 semanas. A partir de las 6 semanas se pueden realizar actividades ligeras en caso de cirugía abierta, y en caso de laparoscopia, estas se pueden realizar una semana después. En ningún caso se deben hacer esfuerzos intensos antes de las 6 semanas.

La hernia puede volver a salir si el tejido sigue en malas condiciones debido a por ejemplo, no haber seguido el tiempo de recuperación.

En estos casos, será primordial arreglar la primera eventración, a cabo con un equipo de profesionales especializados. Asimismo, se podrá colocar una malla de refuerzo de la zona.

Ahora ya conocéis cómo prevenir la hernia inguinal y qué hacer en el caso de padecerla. Si queréis saber más acerca de la hernia inguinal o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.


[1] VACCA, Vincent M. Jr. Abril de 2018. Nursing. Vol. 35. Artículo 2. Pag. 26-33. “Hernia inguinal. La lucha contra la profusión.”  [WEB] Consultado el día 11 de mayo de 2021. Recuperado de: https://www.elsevier.es/en-revista-nursing-20-articulo-hernia-inguinal-la-lucha-contra-S0212538218300384#:~:text=LA%20HERNIA%20INGUINAL%20es%20un,producen%20en%20hombres1%2C2.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *