e puede trabajar con una hernia inguinal

¿Se puede trabajar con una hernia inguinal?

Cumplir con tu jornada laboral es muy importante para ti y también para la empresa que te ha contratado. En ocasiones padeces alguna clase de dolencia y te puedes llegar a preguntar si debes seguir acudiendo a tu puesto o no. Lo cierto es que dependerá del tipo de enfermedad que sufras. De momento, en las siguientes líneas responderemos a la pregunta de si se puede trabajar con una hernia inguinal.

¿Qué tienes que saber antes de conocer si se puede trabajar con una hernia inguinal?

Una hernia inguinal se produce cuando parte del intestino delgado sale a través de la pared abdominal. Esta parte del organismo está preparada precisamente para contener los órganos que alberga. Cuando hay un punto débil, se produce lo que estamos comentando. Entonces, se percibirá un bulto blando en la zona de la ingle.

La hernia inguinal tiene diversos orígenes, estos son algunos:

  • Hacer esfuerzos constantes con la zona abdominal o uno puntual de gran intensidad.
  • La tos crónica.
  • El estreñimiento, ya que provoca que se haga un esfuerzo mayor al evacuar.
  • El sobrepeso.
  • Que aumente la presión en la cavidad abdominal.
  • Origen genético o congénito.
  • Una operación quirúrgica en la zona abdominal.
  • Un golpe en el abdomen.

Anatómicamente los hombres tienen más posibilidades de tener una hernia inguinal y el riesgo además aumenta con la edad.

Aunque sea una dolencia relativamente común, es necesario controlarla y tratarla. No siempre se presenta con síntomas graves, pero si se deja, se llegará a complicar. De hecho, en los casos más serios puede poner en riesgo la propia vida del paciente.

Por eso, es necesario que si piensas que puedes tener esta dolencia, acudas al médico cuanto antes para que pueda tratarla y evitar complicaciones mayores. Ahora bien, ¿se puede seguir trabajando con una hernia inguinal? Intentaremos que encuentres la respuesta en el siguiente apartado.

¿Se puede trabajar si sufres una hernia inguinal?

Lo cierto es que si sufres una hernia inguinal deberías hacer reposo hasta que se opere. Sin embargo, es cierto que en ocasiones la hernia inguinal se presenta asintomática y tu médico o tú mismo podéis tomar la decisión de que se siga en el puesto de trabajo hasta que llegue la intervención.

Desde luego, si tu puesto de trabajo implica esfuerzos, deberías coger la baja en cuanto tengas el diagnóstico de que sufres una hernia inguinal. Es más, hasta que llegue la operación debes evitar coger pesos o forzar la pared abdominal tanto durante tu jornada laboral como en tu propio hogar.

Sin embargo, existen otros trabajos más tranquilos en los que se puede optar por mantenerse activo por cualquier razón. Si lo haces, debes controlar en todo momento que los síntomas no se compliquen.

Una hernia inguinal irá creciendo si no se trata, causando presión a otros órganos de la zona. Además, se puede encarcelar y puede ocasionar que se forme un tapón en el intestino. Si esto llega a ocurrir, el paciente no podrá evacuar las heces, además, de sufrir otros síntomas. Por último, el caso más grave es el de una hernia estrangulada, que impide que la sangre llegue al intestino. Si no se opera de urgencia, en algunas casos estará en peligro la vida de la persona.

No obstante, no queremos ser alarmistas, pero sí instarte a que actúes cuanto antes.

¿Qué debes hacer si tienes una hernia inguinal?

Si tienes una hernia inguinal, debes dejar el trabajo en un segundo plano y operarla cuanto antes. En nuestro centro, utilizamos las últimas técnicas quirúrgicas para terminar con este problema que puede ser muy doloroso y poner en riesgo tu propia vida.

Ahora que ya sabes si se puede trabajar con una hernia inguinal, te recomendamos que pidas una cita con nuestro equipo y pases por quirófano en cuanto sea posible.,

Dr. Cesar Ginesta
Últimas entradas de Dr. Cesar Ginesta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.