síndrome poscolecistectomía

Síndrome poscolecistectomía: ¿Qué produce?

La colecistectomía es una intervención quirúrgica que consiste en la extirpación de la vesícula biliar. Aunque pueda parecer que la ausencia de vesícula puede comprometer la calidad de vida, esto no es cierto, y el organismo se adapta muy rápido a su falta. En la mayoría de los casos no se presentan problemas digestivos, sin embargo, en algunos casos pueden darse molestias. Hoy os hablamos del síndrome poscolecistectomía.

¿En qué consiste el síndrome poscolecistectomía?

El síndrome poscolecistectomía se observa en entre un 5 y 40% de los pacientes. Hace referencia a un desarrollo de síntomas de origen abdominal o biliares que continúan o se dan tras una extirpación de vesícula.

La extirpación de la vesícula biliar generalmente produce escasos efectos adversos sobre las vías biliares. Sin embargo, en cerca de un 10% de los casos se genera un cólico biliar a causa de un trastorno del esfínter de Oddi, que afecta a las presiones biliares y hace que se aumente la sensibilidad.

La dispepsia, sin embargo, es más frecuente que el cólico biliar verdadero. Por otra parte, se puede dar estenosis papilar, que consiste en un estrechamiento fibroso alrededor de este esfínter, causado por traumatismos o inflamación debidos a la instrumentación.

Otras causas pueden ser retención de un cálculo biliar en el conducto, pancreatitis o reflujo gastroesofágico.

¿Cuál es el diagnóstico y tratamiento del síndrome poscolecistectomía?

Los pacientes que refieren dolor tras la colecistectomía deben realizarse pruebas biliares y extrabiliares. Si el dolor sugiere que el problema es un cólico biliar, se miden las siguientes concentraciones:

  • Fosfatasa alcalina.
  • Bilirrubina.
  • Alanina aminotransferasa (ALT).
  • Amilasa.
  • Lipasa.

También se solicita una colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (CPER) con manometría biliar o una gammagrafía biliar, así como pruebas de diagnóstico por imagen de la vesícula biliar y el hígado.

Por otra parte, las pruebas hepáticas pueden determinar una disfunción del esfínter de Oddi, concretamente, el aumento de las concentraciones de amilasa y lipasa sugiere una disfunción en la parte pancreática del esfínter.

Esta disfunción se detecta mediante la manometría biliar y CPER, aunque este estudio se asocia con un riesgo de 15 a 30% de inducir pancreatitis.

En lo referente al tratamiento, la esfinterotomía endoscópica puede aliviar el dolor secundario a la disfunción de Oddi.

Por otra parte, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CEPR) y la manometría se utilizan para tratar el dolor poscolecistectomía; sin embargo, no hay evidencias de que sean tratamientos efectivos, por lo que estos pacientes deben recibir tratamiento sintomático.

¿Se puede prevenir el síndrome poscolecistectomía?

No en todos los casos se puede evitar este síndrome, pero sí existen algunos factores a tener en cuenta para reducir la probabilidad de padecerlo.

Es fundamental que cualquier intervención sea realizada por un profesional especialista y con experiencia en el ámbito y en estas intervenciones, por ejemplo, para evitar traumatismos por la instrumentación. Además, será importante seguir una dieta equilibrada y baja en grasas, así como buenos hábitos de salud (como hacer ejercicio o evitar el tabaco).

Si queréis saber más acerca de la vesícula biliar o queréis consultarnos vuestro caso concreto o dudas, os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.