trastornos de la vesícula biliar

Trastornos de la vesícula biliar: ¿Cuáles son los principales?

La vesícula biliar es un órgano del sistema digestivo que se ubica debajo del hígado. Su función es la de almacenar bilis, un líquido espeso de color amarillo verdoso producido por el hígado y que libera a través del conducto biliar cuando se realiza la digestión.

La bilis facilita la digestión, la absorción de las grasas, y la excreción del exceso de colesterol y productos de desecho del metabolismo.

A continuación os contamos cuáles son los principales trastornos de la vesícula biliar y sus síntomas.

¿Cuáles son los principales trastornos de la vesícula biliar?

La vesícula puede padecer los siguientes trastornos y enfermedades:

Colelitiasis

También denominada litiasis biliar o piedras vesiculares, es una enfermedad frecuente. Consiste en la presencia de uno o varios cálculos en la vesícula.

Sus síntomas principales son sufrir un dolor súbito e intenso irradiado hacia el hombro (cólico), digestiones pesadas, ictericia (coloración amarillenta en piel y mucosas), escalofríos, fiebre, náuseas y vómitos.

Pólipos vesiculares

Los pólipos vesiculares son masas celulares que aparecen en la mucosa de la vesícula y que pueden ser pseudopólipos, o ser neoplasias, benignas o malignas. Generalmente son asintomáticos, pero pueden producir dolor en el lado derecho del abdomen.

Colesterolosis

Se trata de un cambio en las paredes de la vesícula y sus vasos sanguíneos debido a una acumulación anormal de colesterol y otros lípidos.

Colecistitis

La colecistitis es una inflamación de la vesícula biliar causada por cálculos biliares que la obstruyen y producen el bloqueo de la bilis, así como por tumores, infecciones o problemas de los vasos sanguíneos de la zona.

Algunos de sus síntomas son sentir dolor intenso en la parte superior derecha del abdomen, sensibilidad al tacto, fiebre, náuseas y vómitos.

Vesícula escleroatrófica

La vesícula esleroatrófica se produce tras inflamaciones recurrentes o crónicas de la vesícula. Debido a ello, la vesícula genera tejido cicatricial y fibroso y disminuye de tamaño, lo que dificulta la expulsión de la bilis.

Vesícula en porcelana

Se denomina así a aquella vesícula en la que han aparecido calcificaciones (acumulaciones de calcio) en sus paredes de forma extendida. Es un importante factor de riesgo para padecer cáncer en la vesícula.

Cáncer de vesícula

El cáncer de vesícula es aquel cáncer que se inicia en las células vesiculares debido a mutaciones genéticas que producen su crecimiento anormal.

Aunque en las primeras etapas puede no generar síntomas, el cáncer de vesícula puede producir hinchazón, fiebre, náuseas, adelgazamiento sin motivo aparente, dolor en la parte derecha del abdomen e ictericia.

Barro biliar

También denominado lodo biliar o arena en la vesícula, se produce cuando esta no es capaz de vaciar la bilis correctamente y se genera una acumulación de desechos y colesterol que espesa la bilis.

Aunque suele ser asintomático puede producir dolor abdominal en la parte derecha del abdomen, vómitos, náuseas, heces con aspecto de barro, flatulencias y pérdida de apetito.

Generalmente, los síntomas de la mayoría de las afecciones de la vesícula son fácilmente apreciables y reconocibles, por lo que es fundamental recibir asistencia médica a la mayor brevedad, ya que este órgano desempeña un importante papel en la digestión.

Si queréis saber más acerca de la vesícula biliar o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *