castañas

Castañas y otros frutos secos: ¿Son recomendables para la vesícula?

En otoño es una época en que muchas personas salen al bosque a buscar castañas o compran castañas asadas, puesto que se trata de un fruto seco de temporada y muy típico de las fechas en las que nos encontramos.

Hoy os contamos qué propiedades tienen estos alimentos y si son o no recomendables para la salud de la vesícula y por qué.

¿Qué propiedades tienen las castañas?

Las castañas son un alimento que aunque solemos comer en una época muy específica, serían un alimento ideal para incluir en nuestra dieta del día a día.

Las castañas son un alimento muy rico en agua, hidratos de carbono, proteína, grasas saludables y fibra. Además también aporta vitamina E, B, ácido fólico, calcio, magnesio, potasio, hierro, fósforo, sodio, yodo, selenio y zinc.

Entre sus beneficios se hallan los siguientes:

  • Al contar con altos niveles de grasas saludables como Omega 3 y 6 son cardio y neuroprotectores.
  • Al ser de origen vegetal no presentan colesterol.
  • Son buenas para personas con anemia, veganos y deportistas por su contenido en hierro.
  • Su alta cantidad en fibra mejora el tránsito intestinal.
  • Sus hidratos de carbono son de absorción lenta, por lo que no causan picos de azúcar.
  • Son saciantes.

¿Por qué las castañas y otros frutos secos no son recomendables en problemas de vesícula?

Las castañas son frutos secos oliagenosos, es decir, contienen más niveles de grasa que otros alimentos. Su alto contenido en fibra insoluble y tanino estimulan la vesícula biliar y la producción de sales, y su contenido en grasas puede producir que se den cálculos en la vesícula al concentrarse demasiadas grasas, bilis y sales en ella.

Otros frutos oliagenosos son las nueces, las almendras o los cacahuetes.

Las castañas, además de su oleosidad, si se comen crudas pueden ser indigestas, haciendo que la vesícula deba trabajar más.

¿Qué dieta se debe llevar a cabo en caso de problemas de vesícula?

Al igual que los frutos secos anteriormente mencionados, existen muchos otros alimentos que pueden dificultar la digestión o afectar a la vesícula, tales como:

  • Los lácteos grasos, como la leche entera, el yogur o el queso (requesón o curados).
  • Huevos.
  • Mantequillas u otras grasas animales.
  • Carnes grasas como las salchichas, las costillas, la carne de aves como el ganso o el pato. Carne de carne, embutidos y patés.
  • Vísceras (riñones, corazón, hígado…).
  • Pescado como la sardina, el salmón o el atún.
  • Alcohol, café y té.
  • Chocolate, galletas, hojaldres.
  • Salsas como la mayonesa.
  • Comida o bebida “light”.
  • Comida picante.
  • Frutas como el aguacate o el coco. También ácidas o confitadas.
  • Verduras que producen flatulencias como el repollo o la coliflor.
  • Encurtidos como las aceitunas.
  • Cualquier comida o bebida denominada “light”.

Por el contrario, los alimentos recomendados en caso de padecer problemas de salud vesicular son los siguientes:

  • Frutas y vegetales cocidos.
  • Cereales integrales (arroz, pan, pasta…).
  • Lácteos descremados.
  • Carnes bajas en grasa como pollo o pavo, preferiblemente cocidas o a la plancha.
  • Zumos y agua.

Además de la alimentación, realizar ejercicio físico regular y moderado también nos protegerá de padecer problemas de la vesícula como cálculos.

Ahora ya conocéis acerca de las castañas y otros frutos secos y su relación con la salud de la vesícula. Si queréis saber más acerca de la vesícula o queréis consultarnos acerca de casos concretos o vuestras dudas, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta
Últimas entradas de Dr. Cesar Ginesta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *