dolor-de-vesícula-y-gases

Dolor de vesícula y gases: ¿Por qué se produce?

La vesícula es un pequeño órgano del sistema digestivo. Se sitúa debajo del hígado y contribuye a expulsar la bilis creada por éste al intestino. Tiene un papel importante en la digestión, sobre todo de las grasas. Por eso, si sufre algún tipo de problema y no puede llevar a cabo sus funciones normales, podemos experimentar problemas digestivos. Hoy os hablamos de por qué podemos tener dolor de vesícula y gases, cómo podemos actuar para tratarlo y cómo prevenirlo.

¿Qué son los gases y cómo se producen?

También llamados meteorismo o flatulencias, son un exceso de gases que se acumulan en los intestinos y que generan hinchazón en el abdomen y espasmos del intestino.

Pueden darse a causa de diversos motivos (como la aerofagia, la actuación de las bacterias de la flora intestinal al descomponer los alimentos, o problemas digestivos como el estreñimiento). Sin embargo, cuando se relacionan con dolor de vesícula, esto significa que existe un problema en ella.

¿Por qué se dan el dolor de vesícula y gases?

Como hemos avanzado, la vesícula tiene un papel en facilitar la digestión mediante la liberación de la bilis al duodeno. Si no puede hacerlo, la digestión puede dificultarse y por ejemplodarse el estreñimiento, que también está relacionado con los gases, al no haber movimiento intestinal. Si por ejemplo existe un aumento de heces que quedan acumuladas, el gas tampoco puede salir y queda en el interior del intestino.

Un ejemplo de este problema, y que puede puede generar dolor de vesícula y gases son los cálculos biliares o colelitiasis.

Los cálculos biliares se producen cuando existe una acumulación excesiva de grasas y sales en la bilis que se sedimenta. Al no liberarse, se cristalizan y se vuelven cálculos. Estos, además de poder dañar la vesícula por dentro, también pueden obstruir el conducto biliar, haciendo que la bilis no pueda pasar.

Debido a esto, las grasas se hacen difíciles de digerir y pueden darse problemas como el estreñimiento, las digestiones pesadas y los gases.

¿Cómo podemos cuidar la vesícula y prevenir estos problemas?

Para evitar los cálculos biliares, que son un factor importante, es muy importante cuidar la alimentación, evitando un exceso de grasas. También es crucial beber abundante agua y realizar ejercicio físico moderado y regular. Así se favorece no sólo el tránsito intestinal sino también la destrucción de los posibles cálculos.

Por otra parte, al igual que la alimentación ayuda a mejorar la salud de la vesícula, mantener una buena alimentación también ayudará a evitar el estreñimiento.

En ocasiones, las piedras biliares pueden desaparecer por sí mismas con estas actuaciones, sin embargo en otros casos puede ser necesario extraerlas mediante laparoscopia o en casos muy graves, proceder a la colecistectomía, la extirpación de la vesícula.

En todos los casos, es importante que ante cualquier síntoma se acuda a un profesional de la medicina general y digestiva que pueda valorar la situación y prescribir la mejor solución.

Ahora ya conocéis más acerca del dolor de vesícula y gases. Si queréis saber más acerca de la vesícula biliar o queréis consultar vuestro caso, os recomendamos poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.