estreñimiento

Estreñimiento y hernia inguinal: ¿Cómo puede producirlo?

Las hernias son salidas de material intraabdominal que se dan en zonas debilitadas de la pared abdominal. Dependiendo de la zona en que se den pueden denominarse de distinta forma, como hernias inguinales, umbilicales, crurales etc. Aunque las hernias pueden ser asintomáticas, normalmente generan consecuencias como por ejemplo, padecer estreñimiento.

Os contamos por qué una hernia inguinal puede producir estreñimiento, si es posible que haya relación inversa, y cómo se actuar ante ambas cuestiones.

¿Por qué una hernia inguinal puede producir estreñimiento?

Cuando se produce una hernia inguinal, una parte del intestino delgado pasa a través de una zona débil de la pared abdominal.

Una hernia estrangulada consiste en una protrusión de tejido visceral o graso que sufre daños debido a la compresión.

A causa de la compresión, la sangre no llega y el tejido no recibe el oxígeno ni nutrientes, pudiendo llegar a producirse necrosis.

Cuando el material estrangulado es una parte del intestino y queda bloqueado, sus funciones se complican, dándose el estreñimiento.

Además, un posible efecto secundario de la anestesia general que se utiliza en la cirugía para tratar las hernias, es el estreñimiento.

Asimismo, algunos medicamentos, como los antiácidos y los diuréticos también pueden producirlo.

¿El estreñimiento puede colaborar en la aparición de una hernia?

Las hernias inguinales aparecen cuando aumenta la presión dentro de la cavidad abdominal, que hace que el contenido empuje hacia afuera y salga por cualquier posible defecto de la pared.

Cuando no es posible expulsar las heces de manera normal, se produce hinchazón debido a la acumulación, generando presión en la pared.

Debido a la incapacidad para poder defecar, la persona que padece estreñimiento hace un mayor esfuerzo a la hora de ir al baño. Esto aumenta la presión intraabdominal y puede detonar la apertura en la pared y la salida de contenido.

¿Cómo se pueden tratar y prevenir tanto el estreñimiento como las hernias inguinales?

Como hemos expuesto, existe una relación directa entre estreñimiento y hernias inguinales. Por ello, si prevenimos y tratamos una, podremos conseguirlo con la otra, y a la inversa.

Las hernias aparecen por distintos motivos, como hacer esfuerzos, entre los que se encuentra, en el caso del estreñimiento, el de intentar evacuar.

Para evitar y tratar el estreñimiento, deberemos tener buenos hábitos de salud. Algunos son beber suficiente agua para reblandecer las heces, comer suficiente fibra (presente en frutas, vegetales y cereales) y hacer ejercicio físico para promover el movimiento intestinal.

También es importante evitar cualquier afección o actividad que pueda producir un incremento de la presión intraabdominal, tales como:

  • El propio estreñimiento, sobre todo de tipo crónico.
  • Tos y/o estornudos crónicos.
  • Sobrepeso y/u obesidad.
  • Ascitis.
  • Tabaquismo.
  • Esfuerzos constantes y/o excesivos.

En el tratamiento de la hernia inguinal es imprescindible acudir a un profesional de la cirugía general y digestiva y que tenga conocimiento y experiencia en la cirugía laparoscópica, la mejor opción quirúrgica.

Ahora ya conocéis acerca de la relación entre la hernia inguinal y el estreñimiento. Si queréis saber más acerca de las hernias inguinales o queréis consultarnos vuestras dudas o casos concretos, os invitamos a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Dr. Cesar Ginesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.